Viajar con Diabetes

Al ser una persona que vive con diabetes, el salir de viaje puede resultar un tanto complicado por los cambios de horario, comida fuera de casa, cambio de rutina, etc., pero esto no necesita ser así, teniendo la planificación suficiente es posible tener un viaje ajustado a tus necesidades.

No olvides tus medicamentos

Un buen tip al momento de viajar es empacar el doble de suministros necesarios para el cuidado de la diabetes, así en caso de alguna pérdida o demora, no tendrás inconveniente. Así mismo, asegúrate que todas las plumas de insulina (incluidos los frascos de insulina) estén claramente marcadas con la etiqueta farmacéutica impresa que identifica los medicamentos. Lleva copias de tus recetas médicas. Lleva una tarjeta en tu billetera o cartera, y una pulsera o un collar de identificación médica que diga que tienes diabetes y si usas medicamentos para controlarla.

Ten a la mano colaciones (jugos o dulces), gel o tabletas de glucosa para actuar en caso de que tu nivel de glucosa baje. Asegúrate de tener siempre a mano la tarjeta de su seguro médico y los números de teléfono de emergencia, incluido el nombre y teléfono de tu médico. 

Es recomendable también, tener en cuenta los cambios en las zonas horarias para saber cuándo debes tomar tus medicamentos. De igual manera es importante indagar las opciones para acceder a atención médica si la necesitas mientras estés lejos de casa.

Viajando por tierra

Prepara una pequeña nevera portátil con alimentos que pueden ser difíciles de conseguir en el viaje, como fruta fresca y verduras crudas en trozos. También puede empacar frutas deshidratadas, frutos secos y semillas como colaciones. Como estos alimentos pueden tener muchas calorías, prepara porciones pequeñas (¼ de taza). Lleva algunas botellas de agua en lugar de refrescos o jugos. Si viajas y llevas insulina, no la guardes a la luz directa del sol o en un automóvil caliente. También es importante detenerse a caminar un poco cada una o dos horas.

Viajando por aire

Planifica tanto los alimentos como los suministros necesarios para tu cuidado durante un vuelo, pon estos suministros en tu equipaje de mano. Recuerda llevar colaciones en caso de demoras de vuelos. Mantén los medicamentos y colaciones en tu asiento, para tenerlos a mano. No los guardes en los compartimentos superiores ni en las maletas a documentar. 

Si requieres extraer tu dosis de insulina, no inyectes aire dentro del frasco (es muy probable que el aire dentro del avión esté presurizado). También es importante pararse a caminar un poco cada una o dos horas.

Extras

Antes del viaje, asegúrate de estar al corriente con las vacunas necesarias. Platica con tu médico antes de aumentar la actividad física, como cuando vayas a un viaje en el que tendrás que caminar más de lo habitual. Además, planifica el horario de tus medicamentos, comidas y actividad física. Revisen qué hacer  en caso de detectar cambios en los niveles de glucosa.

Lava tus manos frecuentemente con agua y jabón. Protege tus pies, se cuidadoso al caminar en el piso caliente alrededor de las albercas y en la arena caliente de las playas. Nunca camines descalzo.

 

Como cualquier viaje, requiere cierta preparación, pero vivir con diabetes, no debe significar ningún impedimento para disfrutar de la temporada vacacional.

Referencias: