Si saldrás a cenar, realiza el número de comidas a las que estas acostumbrado, así evitarás llegar con mucho apetito.
Si sabes que saldrás de tu alimentación regular, pon atención especial a los niveles de glucosa antes, durante y después del evento, se puntual en tu administración de medicamentos.
Procura pedir alimentos proteicos (te sacian más) como carnes, aves, pescados o mariscos acompañados con ensaladas y/o verduras en crudo, cocidas, asadas, grilladas o al vapor.
Evita las salsas con cremas o mucha grasa.
Las porciones deben ser razonables, intenta no repetir.
Con una copa de vino durante la comida y otra de cava en el postre será suficiente.
Consume pan integral de preferencia.
No te prives del postre, mejor compártelo o come una porción y lleva el resto a casa.
No dejes que todo gire en torno a la comida, dar un paseo con tu pareja puede ser una forma de celebrar y te servirá para ejercitarte.