Al vivir con una condición crónica, es importante contar con un plan para casos específicos, y por supuesto el vivir una cuarentena es un caso que nos ha cambiado el día a día a todos y lo mejor que podemos hacer es estar preparados:

  • Primero que nada, asegúrate de tener suficientes medicamentos e insumos en general como mínimo para 15 días de manera permanente, esto con el fin de tener tiempo de conseguir lo suficiente en caso de que el abasto disminuyera.
  • El cambio de las actividades regulares puede impactar los horarios en general e incluso el nivel de actividad que tenemos durante el día, por lo que es recomendable reforzar los registros de monitoreo de glucosa, alimentación, actividad, etc., que nos ayude a evaluar si es necesario realizar algún ajuste en particular.
  • También es recomendable el tener a la mano glucagón, en caso de ser posible, tabletas de glucosa, o colaciones ideales, con el fin de que una hipoglucemia no nos tome por sorpresa.
  • Asegúrate que tu glucómetro o sensor funcione adecuadamente, y mide tu glucosa de manera regular, procura preguntar a tu médico cuantas veces y en qué momento es lo recomendable en tu caso particular.

Como ya hemos revisado, el tener diabetes y vivir una situación como la actual no es sinónimo de una condena en términos de lo que podría ocurrir si nos infectáramos, lo que es importante es ser muy responsables y cuidadosos en nuestro autocuidado:

  1. Reducir al máximo posible las salidas de caso en los momentos en las que las autoridades sanitarias así lo señalen.
  2. Si es indispensable salir, hacerlo con las medidas recomendadas como: uso adecuado de cubrebocas y lentes, conservar la distancia, lavado frecuente de manos, lavar la ropa que usamos al regresar a casa, usar unos zapatos para salir de manera específica y no andar con ellos dentro de casa, limpiar de manera constante superficies principalmente aquellas con las que diversas personas tengan contacto, etc.
  3. No descuidar la condición con la que vivimos, para esto, el automonitoreo es una herramienta muy útil para lograrlo. No olvides que el automonitoreo de glucosa es el arma que nos ayuda a conocernos y saber que podemos hacer en cada momento para manternos en rangos adecuados, el monitorear la glucosa nos da el poder sobre los cambios en nuestro organismo.

 

¿Cómo elegir nuestro glucómetro?

Si todavía no cuentas con un glucómetro, debes saber que esta es la mejor opción en términos de la calidad de información que nos da vs el costo, aunque hay otras opciones como monitores continuos que revisaremos en otra ocasión.

Existen algunas condiciones que son importantes considerar antes de adquirir un glucómetro:

  • Dispositivo y tamaño de pantalla: hay dispositivos de diferentes tamaños en el mercado. Si tiene problemas de visión, también es una buena idea verificar la pantalla, el tamaño de fuente y el brillo de la pantalla.
  • Facilidad de uso: ¿El dispositivo es fácil de usar? ¿Es fácil encontrar lecturas pasadas?
  • Sincronización con dispositivos electrónicos (tableta, teléfono celular): ahora es posible sincronizar tus lecturas de glucosa en la sangre con un dispositivo electrónico. Esta puede ser una opción atractiva, ya que te permite tener tus lecturas siempre al alcance, por ejemplo, en citas médicas.
  • Memoria del dispositivo: si optas por un glucómetro que no se sincronice con dispositivos electrónicos, asegúrate de que la memoria pueda guardar suficientes lecturas.

Fuente: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7151413/
https://www.guardian-ida-pharmacies.ca/en/article/covid-19-and-chronic-condition-monitoring-at-home#